Vómitos con sangre

Vomitar sangre, es decir, expulsar sangre por la boca, es una sensación desagradable y que suele resultarnos muy alarmante.

A veces puede ocurrir por motivos de poca importancia, como la presencia de una simple vena hinchada en el esófago, aunque siempre es conveniente acudir al médico para conocer su causa.

Vómitos de sangre, ¿qué son y cuáles son sus motivos?

Siempre que la sangre pasa al tracto digestivo, dado que nuestro estómago no tiene la capacidad de digerir la sangre, va a desencadenarse el reflejo del vómito y la sangre va a ser expulsada o regurgitada.

Este acto de regurgitar sangre fresca procedente del estómago se denomina hematemesis, y puede ir precedido de síntomas que normalmente incluyen las náuseas.

A veces, el vómito de sangre puede confundirse con la expectoración de sangre procedente del sistema respiratorio, particularmente de los pulmones.

Principales causas de los vómitos de sangre

Los vómitos de sangre, si bien en muchas ocasiones se deben a motivos de importancia menor, pueden ser síntomas de patologías más importantes, por lo que siempre se debe acudir a un médico de urgencias.

Entre las causas más habituales encontramos:

  • Irritación debida a largos periodos de tos o vómitos repetidos, que pueden desgarrar los pequeños vasos sanguíneos de la garganta, el esófago o el estómago.
  • Ingesta de sangre tras una hemorragia nasal, en la que la sangre de las vasos de la nariz pase al estómago.
  • Intoxicación alimentaria.
  • Gastroenteritis y gastritis que lleguen a implicar rotura de vasos.
  • Esofagitis, ya sea debida a reflujo gastroesofágico o a otras causas.

 Otras posibles causas

Una referencia importante es que algunas afecciones pueden incluir también sangre en las heces.

Entre otras causas que provocan hematemesis podrían incluirse:

  • Úlceras estomacales, que suelen ser causadas por una bacteria. Se relacionan con el alcohol, el tabaco y la toma prolongada de medicamentos antiinflamatorios.
  • Problemas de coagulación sanguínea y enfermedades del sistema circulatorio.
  • Tumores, tanto en el estómago como en el esófago, la garganta o en la boca.
  • Daño hepático grave, que provoca hinchazón de las venas o varices en la parte baja del esófago, e incluso en el estómago.
  • Desgarro de Mallory-Weiis, que es un daño en la parte inferior del esófago debido a las náuseas y los vómitos de repetición

Vomitar sangre durante el embarazo

Los vómitos con sangre en mujeres embarazadas ocurren, a veces, en aquellas que presentan hiperémesis gravídica, es decir, vómitos intensos que se prolongan durante meses.

En cualquier caso es conveniente acudir al médico rápidamente, para descartar otros posibles motivos. Hay que pensar que estos vómitos de sangre pueden indicar estados de inanición o deshidratación, así como que la mujer embarazada necesita nutrientes.

Otros motivos para presentar vómitos durante el embarazo, y que requieren especial atención, son los que se relacionan con intoxicaciones alimenticias y tensión alta. En particular, la tensión arterial alta durante el embarazo puede cursar sin síntomas, por lo que podría dar la cara en forma de vómitos sanguíneos.

Vómitos de sangre en niños

Los vómitos de sangre en bebé sanos reciben también el nombre de hematemesis, y sus causas pueden llegar a ser difíciles de conocer.

A veces los bebes ingieren sangre de los pezones agrietados de la madre, durante la lactancia, que se expulsará en la regurgitación.

Otro motivo frecuente es un golpe en la nariz, tanto en bebés como en niños más mayores, que deriva en que la sangre de origen nasal pase al estómago y de ahí al vómito.

Tal como pasa en los adultos, los niños pueden vomitar sangre tras periodos de tos o vómitos prolongados. En cualquier caso, es siempre recomendable acudir a consulta médica para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Importante: Esta información tiene únicamente un carácter informativo y en ningún caso médico. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Call Now ButtonLlama ahora