Fístula Anal, ¿qué es?

¿Qué es la Fístula Anal?

Para entender qués es una Fístula Anal, primero explicaremos qué es un abceso. Un absceso se produce cuando alguna de las glándulas que se encuentran dentro del recto se obstruye. Si dicho absceso no se drena de forma adecuada (ya sea mediante métodos quirúrgicos o espontáneamente) es cuando se produce la fístula anal.

Una fístula anal es la creación de un túnel o cavidad que conecta esta glándula infectada, con el exterior de nuestra piel más cercana al ano. Más de la mitad de abscesos acaban, tarde o temprano, derivando en la creación de una fístula anal si no son tratados correctamente.

Dicho de otra forma, el absceso es un problema agudo o leve que con el paso del tiempo puede derivar (aunque no en todos los casos) en la generación de una fístula anal y convertirse de esta manera en un problema médico un poco más serio.

¿Está pensando en realizarse una cirugía de Fístula Anal? Conoce las técnicas menos invasivas.

Causas y síntomas de la Fístula Anal

Si estás preocupado porque no sabes si padeces esta enfermedad, tranquilo estás en el sitio correcto. Vamos explicarte de manera detallada y concisa cuales son los síntomas de la fístula anal y cuáles son las causas más comunes que provocan su aparición.

La sintomatología que presentan los pacientes afectados por esta dolencia son casi siempre los mismos. 

 

En general, suele aparecer dolor en la zona del ano, la intensidad del dolor varía dependiendo del paciente y su estado. Además, es común que aparezcan en la zona anal secreciones de pus, caracterizadas por un olor muy desagradable. Incluso, estas secreciones de pus pueden ir acompañadas de material fecal en los casos más extremos (vómito fecal). También es muy común que aparezca sangre en las heces, dolor al defecar e hinchazón en la zona. Todo esto suele ir acompañado de una sensación de cansancio generalizado, fiebre moderada y escalofríos. Aunque estos últimos síntomas no son los más determinantes ya que también son síntomas de otras muchas afecciones.

 

El hecho de que estos síntomas puedan aparecer de manera intermitente contribuye a que el paciente no acuda al médico tan pronto como debiera. Esto es un error porque una fístula anal solo puede ser curada mediante una intervención quirúrgica y cuanto más se tarda en ir a la consulta médica más se agrava la situación.

 

Con respecto a las causas que producen esta enfermedad lo más importante para evitarla es mantener una buena higiene, seguir una dieta sana y equilibrada para facilitar, en la medida de lo posible, el tracto digestivo y seguir hábitos de vida saludables (evitar el sedentarismo). Seguir estas prácticas no te garantiza que la enfermedad no aparezca, pero ayuda a disminuir las probabilidades de sufrirla enormemente.

En cualquier caso, si piensas que puedes tener una fístula anal, te recomendamos que acudas cuanto antes a tú médico para un diagnóstico más especializado.

 

 

Tratamiento para la Fístula Anal

En la mayoría de los casos la fístula anal solo puede ser tratada mediante una intervención quirúrgica. Sin duda, es el método más eficaz ya que permite al cirujano evaluar de forma precisa, la situación del paciente. En función del estado de la fístula se aplicará un tratamiento u otro, pero para casi todos los tratamientos es necesario pasar por el quirófano.

Si la situación se ha agravado, es posible que antes de la intervención se realice un tratamiento previo que consiste en colocar un setón, hilo de seda o de latex que favorece el drenaje y facilitar la posterior operación.

tratamiento fistula anal

Importante: Esta información tiene únicamente un carácter informativo y en ningún caso médico. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Call Now ButtonLlama ahora