Hemorroides, ¿Qué son?

Las almorranas o hemorroides son un problema de salud que afecta a gran parte de la población, razón por la cual es importante que conozcamos mejor de qué se trata, cuáles son los síntomas de almorranas, los diferentes tipos que existen, y por supuesto las causas por las que se producen, consiguiendo así prevenir su aparición.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son también conocidas como almorranas, y se trata de una enfermedad que se produce en el tejido hemorroidal en el momento en el que su estructura cambia, produciéndose inflamación e incluso realizándose un desplazamiento hacia el exterior.

Esto hace que se produzcan molestias y en muchos casos también dolor, cuya intensidad variará en función del desarrollo de la inflamación, tipo de la hemorroide y su localización.

Es importante tener en cuenta que no todos los casos son iguales, ya que se calcula que aproximadamente el 50% de las personas, tanto hombres como mujeres, sufren de almorranas en algún momento de sus vidas, mientras que la enfermedad tan sólo se mantiene en alrededor del 5% de estos casos.

De igual manera, hay pacientes en los que se produce un mayor desarrollo, mientras que en otros, las hemorroides permanecen latentes y tan sólo se presentan en momentos muy concretos, desapareciendo de nuevo a los pocos días incluso sin ningún tratamiento.

Aunque pueden aparecer a cualquier edad, lo más habitual es que lo hagan entre los 45 años y los 65 años, además de que en el caso de las mujeres, el riesgo de aparición aumenta durante el periodo de gestación.

Sin embargo, en el momento en el que aumentan su tamaño y se desplazan hacia la parte exterior del ano, es cuando comienzan las molestias más marcadas que incluyen picor e incluso dolor.

Tipos de hemorroides

Los tipos de hemorroides se diferencian en función de su localización, de manera que encontraremos las siguientes:

Hemorroides internas

Son las hemorroides que se producen en el interior del ano.

Por norma general no duelen, y a menudo pasan desapercibidas.

Podemos encontrar cuatro grados que son los siguientes:

  • Grado I: son las hemorroides que se producen normalmente.
  • Grado II: son aquellas que salen en el momento de la deposición, y se vuelven a introducir en el interior por ellas mismas.
  • Grado III: salen durante la deposición, pero no se vuelven a reintroducir en el interior, sino que hay que ayudarles a ello.
  • Grado IV: se trata de hemorroides internas que siempre están en el exterior.
 

Cabe destacar que, independientemente del grado de la hemorroide, se puede producir o no el sangrado.

 

Hemorroides externas

Son hemorroides que se forman en la parte exterior del ano. Generalmente producen molestias en diferentes grados, aunque cabe destacar que raramente sangran.

No obstante, la presencia de hemorroides externas suele conllevar la existencia de hemorroides internas, así como a menudo también se producen otros procesos habituales como por ejemplo las fístulas anales.

Síntomas de las hemorroides

Al existir diferentes tipos de hemorroides y distintos grados, también podemos destacar variados síntomas de almorranas que debemos conocer, ya que a través de ellos podemos saber si realmente estamos ante una hemorroide o se trata de otro tipo de proceso diferente.

Los principales síntomas de las hemorroides son:

  • Dolor: el dolor es uno de los síntomas más habituales, aunque la intensidad variará mucho dependiendo del paciente.
  • Manchas: en los casos en los que se produce sangrado de hemorroides, también son frecuentes las manchas sobre todo en la ropa interior. No obstante, hay casos en los que no se produce sangrado, pero sí secreciones que también forman manchas.
  • Molestias: las molestias son frecuentes, y se suelen pronunciar más al estar sentado el paciente, pero conforme va avanzando el proceso, pueden incluso aparecer a lo largo de todo el día.
  • Picor: se trata de una de las molestias más habituales de las hemorroides. Puede ser de mayor o menor intensidad, dependiendo del caso, y aparecer en momentos concretos o estar presente a lo largo de gran parte del día. Esto empuja a menudo al rascado, que a su vez fomenta el sangrado por heridas que se hace el propio paciente.
  • Prolapso: es cuando la hemorroide sale del ano hacia el exterior, pudiendo ser un proceso temporal o permanente en función del grado.
  • Sangrado: el sangrado se puede producir por rotura del tejido o incluso por heridas que se produce el propio paciente al rascarse. Además, puede pasar de ser pequeñas manchas que aparecen en el papel al limpiarse, hasta incluso un goteo que se produce en el váter.

Por supuesto, dependiendo del paciente se puede producir uno o varios de estos síntomas, por lo que es recomendable estar atentos a todos ellos y hacer una valoración que nos ayude a identificar si se trata de manifestaciones que indican la presencia de almorranas.

Causas de las hemorroides

Existen diferentes causas que pueden provocar la aparición de las hemorroides. Es importante entender que en algunos casos, estas hemorroides van a ser temporales y desaparecerán, mientras que en otros permanecerán, pero los motivos siempre van a ser los mismos tanto en unos como en los otros casos.

 

Principales causas de las almorranas:

  • Causas hereditarias: existe una predisposición a la aparición de hemorroides, la cual se basa en las causas hereditarias. Esto significa que si nuestros ascendientes las han padecido, nosotros tendremos más posibilidades de sufrirlas.
  • Diarreas frecuentes: las personas que padecen frecuentemente de diarrea, están más predispuestas a que se desarrolle la enfermedad. Y si dicha diarrea no se corrige, poco a poco el estado de las almorranas empeorará.
  • Embarazo: durante el embarazo y debido a la presión que se produce en la zona rectal por parte del feto, es más fácil que aparezcan.
  • Durante el parto: también se dan casos en los que los esfuerzos del parto dan lugar a la aparición de hemorroides.
  • Esfuerzos: los esfuerzos en la zona rectal aumentan la posibilidad de su aparición. Estos esfuerzos se producen sobre todo cuando hay estreñimiento frecuente, y de hecho, es una de las principales causas.
  • Posturas: tanto las personas que permanecen sentadas muchas horas al día como las que están demasiado tiempo de pie, son más propensas a la aparición de hemorroides.
 

Una vez que conocemos las hemorroides o almorranas y entendemos mejor las causas y los síntomas, estaremos mucho mejor preparados para su detección, prevención y actuación en caso de que se consigan desarrollar, reduciendo así las molestias, picores y dolores, y aumentando de este modo nuestra calidad de vida.

hemorroides que son

Importante: Esta información tiene únicamente un carácter informativo y en ningún caso médico. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Call Now ButtonLlama ahora