Hernia Inguinal, ¿qué es?

¿Qué es la Hernia Inguinal?

 

La hernia inguinal es la salida del contenido intraabdominal por medio de un orificio de la pared abdominal. Cuando te pones en reposo, se vuelve a meter hacia adentro provocando una serie de molestias y dolores, llegando a causar problemas agudos que requerirá una cirugía urgente porque la hernia se queda estrangulada. Cuando ocurre esto último, al no llegar el riego sanguíneo, puede ocasionar una obstrucción intestinal.

 

Se pueden evitar problemas más agudos mediante un seguimiento de su evolución. Es una de las patologías quirúrgicas no urgentes más habituales.

 

Además se puede desarrollar a cualquier edad: desde el niño, el adolescente, el joven y el adulto. Pero sí que es cierto que normalmente aparecen desde los 45 o 50 años.

 

Cuando aumenta mucho de tamaño, debería valorarse como candidata a una reparación mediante cirugía. Las hernias que sean de un tamaño pequeño y no ocasionen molestias, tienen que ser vigiladas, con una revisión y un seguimiento acordes. Si no has tenido una valoración adecuada de la hernia inguinal, los problemas se te acentuarán más.

¿Cuáles son los síntomas de la Hernia Inguinal?

 

Aumenta la presión introabdominal por los esfuerzos físicos que se realizan por el tipo de trabajo, que posteriormente se desarrollará como una hernia.

Como consecuencia del envejecimiento, la debilidad se va haciendo evidente en ciertos puntos de la pared abdominal.

Un bulto en el área de los lados del pubis, que se nota más cuando estás recto y especialmente si toses o haces algún esfuerzo.

Una sensación de dolor o ardor en el área del bulto.

Dolor o incomodidad en la ingle, sobre todo cuando te inclinas, toses o levantas peso. También puedes notar una sensación de arrastre o pesadez y algo de presión o debilidad.

Cuando la parte sobresaliente del intestino desciende y llega al escroto, podrás notar una hinchazón y dolor alrededor de los testículos. 

¿La Hernia Inguinal puede aparecer en las mujeres?

 

Suele ser raro la reparación de hernias inguinales en las mujeres. En muchas ocasiones se puede confundir la hernia inguinal con la hernia femoral o crural ya que se encuentran en zonas semejantes.

 

Estos son algunos de los factores que pueden provocar la hernia inguinal en las mujeres: 

 

Tener vómitos y náuseas.

 

Padecer sobrepeso.

 

Debilitamiento de la pared abdominal a causa de la edad.

 

Levantamiento de objetos pesados.

 

Padecer tos crónica.

 

Padecer estreñimiento crónico: realización de esfuerzo durante las evacuaciones.

 

¿Por qué se pone una malla en uno de los tratamientos de la Hernias Inguinal?

 

Cuando se repara la hernia inguinal se suele poner algún tipo de material protésico, como unos conos para taponar el orificio y así impedir que vuelva a salir el contenido a través de éste.

 

Hace unos años se practicaba una reparación anatómica, pero ahora el tratamiento más usado es la colocación de una malla. Es un material que tiene mucha porosidad, es de rejilla, además es inerte, de algún tipo de plástico. Lo que se quiere conseguir con la malla es que la cicatriz quede integrada dentro de este material.

 

En las hernias de gran tamaño y que presentan una evolución de veinte años, al ser tan voluminosas, suele haber más complicaciones técnicas. 

 

¿Se puede tener más de una hernia inguinal?

 

Sí, porque en la anatomía de la hernia puede haber varios puntos por donde pueden salir varias de ellas, por lo que el paciente puede tener dos o más hernias. Esto se conoce como hernia compuesta, además los pacientes que tienen hernias en un lado es muy probable que terminen teniendo en en el otro. 

 

Cuando se explora al paciente, el médico deberá mirar a ambos lados por si acaso. No es recomendable que se reparen dos hernias inguinales a la vez porque entonces el postoperatorio sería complicado.

hernia inguinal mujeres

Artículos relacionados

Call Now ButtonLlama ahora