Lipomas y Quistes Sebáceos

¿Qué es un Quiste Sebáceo o un Lipoma?

El lipoma es un tipo de quiste de origen desconocido. Se presenta como una bolita por debajo de la piel, y está compuesta de células de grasa, llamadas células adiposas, de forma redondeada.

¿Dónde pueden aparecer los lipomas?

Los lipomas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Su crecimiento es lento, tratándose de una patología benigna, no relacionada con el cáncer. Pueden causar alguna molestia, tanto física como estética, pero no de importancia. Tan solo en muy raras ocasiones un lipoma puede hacerse maligno y llegar a ser un liposarcoma.

Diferencias entre Quiste Sebáceo y Lipoma

El quiste sebáceo se diferencia del lipoma en que no se compone de células adiposas sino de una sustancia a la que llamamos sebo. El sebo es un material aceitoso y amarillento, que tiene su origen en el folículo piloso, donde crece el pelo.

Tratamiento del Quiste Sebáceo o Lipoma

Los quistes sebáceos o lipomas, tienen el mismo tratamiento quirúrgico, que es la extirpación.

El el método más eficaz, y la cicatriz que deja es mínima, aunque siempre dependerá del tamaño del quiste. Este tratamiento lo realiza un Dermatólogo.

Consulta los Dermatólogos con los que puedes pedir una cita en tu ciudad.

 

Síntomas del Quiste Sebáceo

Los síntomas del quiste serán los mismos que los del lipoma, pero, como vemos, su composición es diferente. Se trata de lesiones redondas, no dolorosas generalmente, que al tacto resultan firmes y elásticas.

El dolor, si aparece, suele deberse a que su crecimiento obstruye algún tejido próximo, lo que puede ocasionar inflamación calor. En los casos de infección de quiste sebáceo se deben tratar con antibióticos y/o proceder a su drenaje. Cuando se presentan varios lipomas o quistes lo denominaremos lipomatosis.

El tratamiento de cirugía simple consiste en su extirpación, y también es similar en ambos casos. Se deben extirpar cuando ya son muy grandes, o cuando por su localización, como caramano o cuello, afectan a la vida diaria, a veces de modo no solo funcional sino estético.

Tipos de quistes y zonas donde suelen aparecer

Los quistes se presentan como bolsas cerradas, siendo la membrana que las recubre una formación compuesta por células que son distintas a las del entorno en que se encuentran.

Existen varios tipos de quistes. El que hemos mencionado como quiste sebáceo recibe el nombre médico de esteatocistoma, y a veces se confunde con el quiste epidermoide.

Sin embargo, esta confusión de términos no es exacta, ya que el quiste epidermoide no está llenos de sebo, sino de células muertas, y se produce cuando la piel se dobla sobre sí misma. Estos quistes pueden relacionarse con componentes hereditarios, siendo más comunes en adultos que en niños.

Otros quistes están relacionados con el cáncer, ya que el organismo encapsula los crecimientos anormales de células, como mecanismo de protección. Los quistes neoplásicos se denominan tumores quísticos.

Por otro lado, son conocidos como pseudoquistes aquellos que, aunque tienen un saco lleno de líquido, no van a presentar un revestimiento epitelial, es decir, no tienen membrana propia.

Las localizaciones principales de los quistes, que, insistimos, pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, son:

  • Quistes en la cara, la nuca, el cuello y el cuero cabelludo.
  • Quistes en los ovarios y quistes en las trompas de Falopio.
  • Quistes en las
  • Quistes en los tendones de los pies y las
  • Quistes del epidídimo.
  • Quistes en las cuerdas vocales.
  • Quiste bronquial.
  • Quiste pancreático.
quiste sebaceo que es

Importante: Esta información tiene únicamente un carácter informativo y en ningún caso médico. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Call Now ButtonLlama ahora

#FrenarLaCurva