Rotura de Tibia y Peroné

¿Qué es la fractura de Tibia y Peroné?

La tibia y el peroné son dos huesos largos que se encuentran en nuestras extremidades inferiores.

Concretamente se sitúan entre las rodillas y los tobillos, y son dos huesos que se encuentran muy próximos el uno del otro, se podría decir que están prácticamente unidos. La tibia es considerablemente más gruesa y larga que el peroné. El peroné se encuentra situado en la parte más externa de nuestras piernas mientras que la tibia se sitúa en la parte interna de nuestras extremidades inferiores.

Estos dos huesos sirven de estructura de toda la extremidad inferior, aunque realmente el peroné no forma parte de la articulación por lo que no es uno de los huesos encargados de soportar el peso de nuestro cuerpo, aunque lo parezca.

¿Cómo se diagnostica la lesión?

Para diagnosticar una lesión de tibia y peroné es necesario acudir a nuestro médico o a urgencias ya que será necesaria la realización de radiografías para poder comprobar, de forma adecuada, cual es el estado de nuestros huesos, así como, la gravedad de la lesión.

¿Cuáles son las causas de lesión en tibia y peroné?

Como ya hemos dicho anteriormente estos dos huesos se encuentran muy próximos el uno del otro. Aunque es posible sufrir una lesión en cada uno de los huesos por separado, lo más común es que cuando se produce una fractura o rotura, se rompan los dos huesos a la vez.

La causa más frecuente de lesión en la tibia y peroné es un fuerte traumatismo en la zona que produce la fracturación de los dos huesos simultáneamente. Otra causa principal de la fractura de estos dos huesos es la torsión extrema de la pierna, es decir, que se produzca un giro brusco en nuestra pierna mientras tenemos la planta del pie firmemente apoyada en el suelo. Esta torsión de la pierna puede producir la fractura inmediata de la tibia y el peroné.

Se trata de una lesión de carácter grave que suele producirse principalmente en accidentes de tráfico, caídas bruscas o deportes de contacto.

fractura de tibia y perone

Síntomas de la Fractura en la Tibia

Normalmente los síntomas aparecerán después de haber sufrido un fuerte traumatismo en la extremidad o haber forzado una posición anormal de la pierna.

Lo más común es que aparezca un dolor muy fuerte y agudo que prácticamente nos impida caminar. En los casos más graves es posible que los huesos sobresalgan de nuestra piel quedando al descubierto, pero por lo general no son fracturas abiertas, es decir, no son fracturas que a simple vista se puedan ver.

Si debido al traumatismo se ha visto afectado algún tejido nervioso importante, es posible que también se produzca una pérdida de sensibilidad en las zonas próximas al lugar afectado.

Síntomas de la Fractura en el Peroné

Como el peroné se encuentra muy próximo a la tibia y dado que normalmente se fracturan los dos huesos a la vez, los síntomas de la fractura en el peroné son prácticamente idénticos.

El síntoma más claro es un dolor prácticamente insoportable en la zona baja de la pierna que nos impedirá caminar e incluso cargar cualquier peso.

Lo primordial aquí es acudir a un médico cuanto antes para que pueda valorar la lesión y nuestro estado de salud ya que el alcance y la gravedad de la lesión solo se podrán determinar después de que un traumatólogo nos examine correctamente la zona.

Tratamiento lesión Tibia y Peroné

En algunos casos, sobre todo los de mayor gravedad, será necesaria una intervención quirúrgica para recolocar los huesos afectados y reparar los tejidos dañados. Y si la fractura es abierta, es importante limpiar y curar la zona para prevenir las infecciones.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, se procederá a inmovilizar la zona para evitar más daños y que los huesos puedan empezar a soldarse. Es importante que los huesos queden bien colocados para evitar posibles deformaciones que podrían derivar, en el futuro, en pérdida de movilidad y fuerza en la pierna afectada.

Consejos para prevenir lesiones en tibia y peroné

Las lesiones de tibia y peroné suelen producirse, como ya hemos dicho antes, por fuertes impactos o una mala postura de la pierna. Así que, la mejor forma de prevenir este tipo de lesiones es evitar los movimientos bruscos e improvisados.

También es recomendable tener una buena musculatura en las piernas para ayudar a nuestros huesos a sustentar el peso de nuestro cuerpo. Por tanto, es muy recomendable la práctica habitual de deporte y seguir una dieta sana y equilibrada que nos permita estar en condiciones óptimas de salud.

Y, por supuesto, cuando realicemos deportes que conlleven un riesgo de sufrir esta lesión (como esquiar o jugar al fútbol) calentar correctamente todas nuestras extremidades.

fractura de tibia y perone

Importante: Esta información tiene únicamente un carácter informativo y en ningún caso médico. Es importante que consulte a su médico sobre su enfermedad específica y el tratamiento más adecuado.

Call Now ButtonLlama ahora